LEY DE PRESUPUESTO PARTICIPATIVO COMUNAL (Proyecto Vecinos Comuna 12)

PROYECTO DE LEY

DE PRESUPUESTO COMUNAL PARTICIPATIVO

 

Artículo 1°.- La presente ley reglamenta el art. 52 de la Constitución de la Ciudad en lo referente al Presupuesto Comunal es decir, a las competencias exclusivas y delegadas de cada Comuna, quedando para reglamentar la participación de los vecinos en el análisis y priorización de las demás competencias del GCABA ya que son concurrentes con las comunas.

Los gastos con: personal de planta permanente y vehículos asignados a las comunas, alquileres, mantenimiento y servicios de sedes y subsedes, salarios de los miembros de la Junta Comunal y otros provenientes de la estructura operacional de las comunas, seguirán siendo absorbidos por la administración central de la CABA como anteriormente.

 

Art. 2°.- El proceso de Presupuesto Comunal (PC) se llevará a cabo anualmente en forma participativa y en reuniones a ser mantenidas en un solo lugar fijo para cada comuna, a designar en forma conjunta por los miembros de la Junta Comunal (JC) y del Consejo Consultivo Comunal (CCC) para todo dicho año calendario, y que dispondrá de acomodación suficiente para las personas instituidas por cada Subsede Comunal como consejeros y que habitualmente hacen parte del CCC tal cual lo establece el art. 15º de la Ley 1777, y otros 2 (dos) delegados adicionales de cada Subsede (CCS) elegidos específicamente para este fin, incluyendo asientos para cada uno y un sistema de amplificación de voz.

 

Art. 3°.- Las reuniones ordinarias se llevarán a cabo una vez por semana, en fecha y hora ampliamente difundidos en todo el territorio de la Comuna, desde el primero de abril y no más allá del último día de junio. Las mismas son de carácter público y deben realizarse en horarios que permitan la mayor presencia posible de los vecinos.

Cuando la extensión del temario previsto para la reunión ordinaria impida su completo análisis en el horario previsto y con el objetivo de cumplir con el programa previsto en el Art. 4º, el CCC podrá convocar a reunión extraordinaria complementar, permitiendo así que todos los vecinos hagan sus propuestas.

 

Art. 4°.- La secuencia de reuniones será como sigue: i) para que la Junta Comunal explique la ejecución del presupuesto del año anterior, con ronda de preguntas; ii) para repreguntar y contestar sobre asuntos pendientes relativos a la ejecución del presupuesto anterior; iii) para plantear problemas y proyectos vecinales sobre Espacio Urbano, Medio  Ambiente, Vivienda e Infraestructura (Obras y Servicios Públicos); iv) para plantear problemas y proyectos vecinales sobre Desarrollo Socio-Económico; v)  para plantear problemas y proyectos vecinales sobre Educación, Cultura y Deporte; vi) para plantear problemas y proyectos vecinales sobre Salud y Asistencia Social; vii) para plantear problemas y proyectos vecinales sobre Justicia y Seguridad Integral; viii) y ix) dos reuniones para votar y dar prioridades a los proyectos presentados, sin perjuicio de los mecanismos de participación a distancia; x) una reunión en cada Subsede de la Comuna para presentar a los vecinos el anteproyecto de presupuesto que la Comuna elevará al Poder Ejecutivo, en las que la Junta Comunal explicará cómo incorporó los resultados de la reunión anterior, con ronda de preguntas.

El cronograma establecido con anterioridad al inicio de las reuniones es definitivo e inamovible. Cada reunión durará hasta agotar la lista de oradores.

 

Art. 5°.- El cronograma general de reuniones de cada período será anunciado públicamente el 1° de marzo en un diario de los de mayor circulación, en plazas públicas, en la página web de la Comuna, en los medios de comunicación oficiales de la Comuna, y en todo otro medio que la Comuna crea conveniente.

Asimismo, la página web de la Comuna se utilizará para anunciar la fecha, hora y lugar de cada reunión individual con una semana de antelación.

En cada reunión se anunciará a los presentes la fecha y hora de la siguiente.

 

Art. 6°.- Para poder ser postulantes a delegados adicionales para el PC por las subsedes, los candidatos deben:

  1. Ser mayores de edad y residir en la comuna por lo menos por 2 (dos) años seguidos, inmediatamente anteriores a la fecha de la candidatura.
  2. Pertenecer a entidades vecinales no gubernamentales, redes, u otras formas de organización: de carácter comunitario o de vecinos independientes agrupados en apoyo a candidato(s). En cualquier caso, los postulantes deben tener actuación en el ámbito territorial de la Comuna y haber participado en por lo menos el 66 % de las sesiones del CCS durante el último período.
  3. No estar cumpliendo mandato público electivo al momento de postularse para la nueva función. Si estuviera ejerciendo mandato, debe renunciar al mismo previamente a la presentación de su candidatura.

Serán proclamados delegados, los 2 (dos) candidatos que obtengan la mayor cantidad de votos en la asamblea convocada específicamente para la elección. En caso de empate, se hará una nueva votación entre los candidatos que obtuvieron el mismo número de sufragios.

 

Art. 7º .- Es requisito para votar en el PC del período, el haber sido elegido como delegado de alguna subsede comunal y respetar el mandato específico otorgado por la Asamblea Vecinal correspondiente.

 

Art. 8°.- El CCC de cada comuna dictará el reglamento complementario que sea necesario para la organización y funcionamiento del proceso del PC. Este reglamento estará a disposición para consulta del público, gratuitamente y actualizado, en la página web del Gobierno de la Ciudad correspondiente a las Comunas, y en las sedes y subsedes comunales.

El reglamento establecerá el criterio de uso de la palabra de los participantes. Cada vecino tendrá un tiempo de uso de la palabra de cinco minutos por reunión, extensible por consenso de los participantes.

Las reuniones del PC serán coordinadas, de modo rotativo, por los miembros del CCC.

Se llevará un registro de asistencia, consignando el nombre completo de las personas, su DNI (que deberán exhibir) y su firma.

 

Art. 9°.- Las reuniones serán registradas fonográficamente mediante procedimientos acordes con la tecnología vigente. Se entregarán copias de dichas grabaciones a quien lo solicite, a su costa, y asimismo se remitirán copias a bibliotecas o instituciones locales que posean facilidades para su  escucha y trascripción por parte del público.

Todos los registros estarán disponibles en la página web de la respectiva Comuna para su escucha y/o descarga.

Finalizada la reunión, los registros fonográficos se transcribirán en un libro de actas dentro de las 48 horas hábiles siguientes, el que estará a disposición del público.

 

Art. 10°.- Los vecinos sólo pueden presentar proyectos en el PC a través de su inclusión al debate en las asambleas vecinales de las Subsedes; los mismos también podrán consistir en propuestas de dejar de gastar en rubros determinados.

Para la presentación de proyectos utilizarán un formulario suministrado por las autoridades comunales en papel y/o vía Internet, donde se consignarán: los datos personales del vecino, el área temática (Espacio Urbano, Medio Ambiente, Vivienda e Infraestructura -Obras y Servicios Públicos-, Desarrollo Socio-Económico, Educación, Cultura y Deportes, Salud y Asistencia Social, Justicia y Seguridad) el problema a resolver, la descripción de la solución o acción propuesta y la ubicación en un mapa del lugar en cuestión, si correspondiere.

Dichos proyectos deberán ser presentados con el parecer de una asamblea vecinal para su inclusión en el debate del CCC, al menos con una semana de anterioridad a cada reunión temática según corresponda, a fin de ser incorporados al temario de la misma. Se les asignará un número que los identifique inequívocamente, al que se adicionará el año en que fue presentado, y serán evaluados técnica y económicamente por personal idóneo de las áreas centrales convocado por la Comuna con el objetivo de cuantificar los recursos físicos necesarios, analizar la factibilidad técnica, definir los precios unitarios y el costo total, así como una estimación del tiempo de implementación.

 

Art. 11º.- En las reuniones correspondientes, se leerán en voz alta los proyectos presentados, sus defensores y/o autores tendrán oportunidad de explicarlos y los asistentes de repreguntar y argumentar.

 

Art. 12º.- En las reuniones designadas como viii) y ix) en el art. 4°, podrán votar solamente los vecinos registrados en el art. 7º. La votación se efectuará de la siguiente forma:

En la primera reunión cada vecino votará la prioridad de los diez problemas que considere más importante resolver, a los que se asignarán puntajes decrecientes de 10 a 1, según el lugar que ocupa en la secuencia, marcándolo en un formulario impreso o electrónico que contendrá la lista de todos ellos. El formulario así marcado se depositará en una urna o enviará electrónicamente, según el caso.

Realizado el escrutinio, se confeccionarán formularios impresos y electrónicos donde se consignarán los diez problemas más votados y se enumerarán los proyectos que apuntan a solucionar cada uno de ellos, junto con la síntesis de cada solución propuesta.

En la segunda reunión, cada vecino podrá votar sólo un proyecto para solucionar cada uno de los diez problemas. Se efectuará el escrutinio y se proclamará el proyecto más votado para solucionar cada problema.

El voto a distancia se efectuará por los medios tecnológicos vigentes.

 

Art. 13º.- La primera votación es vinculante, en el sentido de que la Junta deberá considerar alguna solución a los diez problemas más votados. La segunda votación no es vinculante, pudiendo la Junta optar por otra solución que la más votada para ese problema, lo que justificará  en el documento mencionado en el art. 14º.

 

Art. 14º.- Al formular su anteproyecto de presupuesto anual, la Junta Comunal elaborará un documento explicando cómo consideró los proyectos elegidos en el PC, documento que será la base de la exposición de las reuniones designadas como x) en el art. 4°.

Similarmente, cada año el GCABA deberá remitir a la Legislatura, conjuntamente con el proyecto de Ley de Presupuesto, un documento análogo, explicando cómo consideró los anteproyectos de presupuesto que cada una de las comunas le había remitido, explicando básicamente los cambios.

 

Art. 15º.- El GCABA informará trimestralmente en su página web las remesas efectuadas a cada Comuna, del mismo modo que lo harán las comunas en la difusión de su ejecutado trimestral.

 

Art. 16º .- CLÁUSULA TRANSITORIA PRIMERA. El reglamento del art. 8° deberá ser dictado por el respectivo CCC, dentro de los ciento ochenta días corridos de asumir sus funciones las primeras Juntas Comunales.

 

Art. 17º .- CLÁUSULA TRANSITORIA SEGUNDA. La participación por medios electrónicos (voto electrónico, Internet) deberá encontrarse en pleno funcionamiento al finalizar el primer período de cuatro años de las autoridades comunales, incluyendo el suministro de certificados digitales por parte del Gobierno de la Ciudad a cada vecino registrado cuando sea necesario. Para ello, el Poder Ejecutivo instaurará un programa piloto que deberá expandirse gradualmente.

 

Art. 19º.- Los recursos asignados a las Comunas deben ser suficientes para el desempeño de las competencias que se les atribuyan y la transferencia de los fondos del tesoro de la Ciudad a las Comunas se ejecuta en forma automática.

Los fondos transferidos de un ejercicio al siguiente, serán aplicados para el fin originalmente previsto en el PC y ni el GCABA ni la JC pueden mudar el destino del recurso. Solamente la población de la Comuna por intermedio de sus delegados en el CCC puede decidir, si fuera el caso, por una nueva prioridad.

 

Art. 20º.-  Para permitir la familiaridad con problemáticas que exijan grandes recursos y varias etapas para su completa solución, las Comunas elaborarán planes plurianuales permitiendo así mayor participación de los vecinos en el análisis de las propuestas. Estos planes incluirán además del ejercicio inmediato, los 2 (dos) subsiguientes.

 

Art. 21º .- Comuníquese, etc.

 

FUNDAMENTOS

 

Las Comunas son el fundamento constitucional formal de la organización participativa de las instituciones tal como lo plantea el art. 1º de la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires. El alma jurídica de la participación vecinal. Pero un alma sin cuerpo no tiene vida. La columna vertebral de ese cuerpo es el presupuesto participativo y dentro de él el Presupuesto Comunal (PC). Sin él, se corre el riesgo de que las nuevas comunas se limiten a reproducir, a menor escala, la dinámica de la administración central, posibilitando que cada Junta se torne cual pequeños jefes de gobierno que “reinan” durante 4 años sin interferencias. Desde otra perspectiva, más allá de la conveniencia de propulsar el control de las autoridades por parte de los vecinos, el presupuesto elaborado participativamente les da fuerza a los gobiernos comunales, para no resultar avasallados o, peor aún, ignorados por el Gobierno Central. De ahí la importancia superlativa de discutir en detalle esta ley que proponemos y que debe abrir el camino para el debate igualmente participativo del presupuesto de todas las áreas de gobierno de la Ciudad constitucionalmente concurrentes con las Comunas.

 

El reglamento de presupuesto participativo hasta hoy en uso en los CGP, permite escasa participación de la población en la gestión. En particular, la elección de delegados temáticos y la manera cómo se plasma el proceso en la ronda de negociaciones, partiendo de partidas insignificantes a asignar (que no superan el millón de pesos) y sin garantía de ejecución final, nos dan la imagen de un simulacro de participación. No es en lo que estamos pensando.

 

Ya hay demasiados intermediarios y burocracia entre el pueblo y el poder. La participación popular debe ser directa. Entre los vecinos y los miembros de la Junta Comunal NO DEBE HABER INTERMEDIARIOS, apenas delegados que comuniquen las decisiones de las asambleas de vecinos. No sólo se trata de no aumentar los costos creando nuevos cargos de coordinadores y asistentes varios, sino de evitar que las exigencias de la población resulten objeto de distorsiones o manipulaciones veladas. Por eso tampoco tiene sentido la ronda de negociaciones hoy existente, mero ablandador de los legítimos reclamos. Las demandas deben quedar registradas en forma neta y luego los miembros de la JC rendirán cuentas y explicaciones de cómo y hasta qué alcance fueron consideradas en los planes efectivamente presentados al y desde el Poder Ejecutivo. Después el pueblo juzgará cómo fue escuchado.

 

Un asunto de la mayor importancia es la legitimidad de quienes participen. Por eso no sólo limitamos la personería para actuar en el proceso de un PC anual a los ciudadanos de la Comuna, sino que además deben ser ciudadanos residentes con dos años de antigüedad en la misma. Permitir que también participen ciudadanos que no residen en ella, tales como comerciantes o miembros de organizaciones sin fines de lucro radicadas en el barrio, sólo alimenta la acción de intereses no representativos de la principal autoridad en este proceso: el vecino. Además cada ciudadano debe poder actuar sólo en su comuna, de manera tal de bloquear iniciativas de profesionales de la política, moviéndose interesadamente en varias comunas al mismo tiempo. Este proceso sólo debe pertenecerle a los vecinos residentes, para protegerlos de maniobras puramente especulativas, ajenas a sus intereses genuinos.

 

Otro aspecto a destacar es que el proceso del PC debe abarcar no sólo la dimensión de formular proyectos por parte de los vecinos para su comuna, sino dos asuntos más: a) la rendición de cuenta de las autoridades de la Junta Comunal por la ejecución del presupuesto comunal anterior, y b) todas las propuestas y prioridades que los vecinos tengan también sobre el presupuesto general del Gobierno Central, en la medida en que se relacionan con su comuna o con su calidad de vida. Incorporar estos asuntos, hasta ahora ignorados, le dará un poder de fuego a la ciudadanía que sólo se traducirá en mejoras en la gestión, en la medida que hoy resulta muy dificultoso controlar $7.500 millones. Si cada uno controla la parte que le interesa o para la cual se encuentre más capacitado, podremos estar más seguros de tener mejores resultados en la aplicación de los recursos públicos. Sólo un ejército de vecinos revisando interesadamente las partidas presupuestarias de modo permanente, podrá ayudarnos a mejorar la calidad y la eficiencia de la gestión. Se trata de  construir un ejército de controladores ad-honorem.

 

Al haber un gran número de contratos y servicios que continuarán centralizados, el Consejo de Coordinación Intercomunal ser apenas “asesor” y sus opiniones no ser vinculantes, un valor muy grande del Presupuesto de la Ciudad queda en manos del Jefe de Gobierno. Son algunos ejemplos de contratos que permanecerán centralizados:

  • Destino final de la basura
  • Obras de canalización pluvial y cloacal
  • Transportes en masa (subterráneo, tren)
  • Autopistas
  • Grandes parques y áreas ecológicas
  • Zoológico, Botánico, Autódromo y Parques Temáticos
  • Casas de Estudios Especializados; Hospitales; Centros de Especialidades Médicas (Corazón, Transplantes, Quemados, Cáncer,..), Albergues para menores y ancianos, CAINAS.
  • Centros Deportivos

Por lo anterior, el presupuesto a ser administrado desde las comunas aún considerando el aumento de sus competencias exclusivas, deberá alcanzar un valor mínimo del total de ingresos del Gobierno de la Ciudad. El poder retenido por el Jefe de Gobierno continuaría siendo enorme si no incluimos la participación vecinal a las competencias concurrentes.

 

También consideramos que se debe mantener la unidad de la Ciudad y consecuentemente, la responsabilidad por la compatibilidad técnica de las soluciones con que serán resueltos problemas similares en diferentes comunas debe continuar centralizada, evitándose los “asesores” temáticos de planta permanente asignados a las comunas. Las Comunas serán quienes soliciten a una u otra área el apoyo de especialistas del GCABA en un verdadero trabajo de equipo participativo.

 

Anticipándonos a que muchas fuerzas políticas barriales ya establecidas se resistirán a actuar unificadas en Comunas, por temor a perder sus anteriores posicionamientos, cabe destacar que la nueva unidad de decisión vecinal ya no son los barrios, sino que los mismos han quedado aglutinados en Comunas y a través del Consejo de Coordinación Intercomunal,  intercomunalmente. Por eso las reuniones del PC no deben ser barriales sino comunales, si bien con vecinos de todos los barrios que integran la Comuna. La consigna es unir y no separar.

 

El PC no debe ser un rito más para manipular veladamente al pueblo, sino una genuina oportunidad para expresarse, con chances de modificar efectivamente la estructura de decisiones.

 

Bienvenidos a Agenda_urbanA!
Buenos Aires NO se Vende

agendaurbana.org es una plataforma abierta para facilitar que sus habitantes tengan una efectiva participación en las cuestiones de interés ciudadano, comunal y/o barrial en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) y el Conurbano (constituyendo el Área Metropolitana Buenos Aires). Ver más.